¡También te explicamos cómo puedes reducir así tus facturas!

Se dice que cualquier tiempo pasado fue mejor y en estos momentos no tenemos duda alguna al respecto; pero dejemos a un lado la pandemia y hablemos por un momento de la eficiencia energética.

Nuestros antepasados nos tomaban la delantera; vivimos en unos tiempos en los que cada vez somos más conscientes de la necesidad de conseguir la eficiencia energética y para conseguirlo debemos de volver a hacer las cosas como se hacían antes.

Ya no es tan común vivir en una casa de madera pero lo cierto es que gracias a que está hecha de materiales naturales, la eficiencia energética es total. Sin embargo, esta no es una de sus únicas ventajas.

Pero, ¿qué pasa con las tarifas?

Una casa de madera reduce la cantidad de energía que utilizas; sin embargo, esto no se traduce en una reducción del precio.… ¿de qué sirve consumir menos si estás pagando unos precios desorbitados por la electricidad? 

Una de las mejores maneras de evitarlo es contratando la tarifa PVPC, que es el contrato de electricidad del mercado regulado. La principal característica de este contrato eléctrico del mercado regulado es que el precio de los kWh está regulado por el gobierno de tal manera que el precio de la tarifa PVPC es el mismo en todas las comercializadoras de referencia.

El principal inconveniente de esta modalidad es que el precio varía a lo largo de un día, de tal manera que puedes llevar sorpresas en la factura. En el mercado libre, en cambio, los precios son más estables. Para encontrar la tarifa más adecuada para cada usuario, lo mejor es utilizar un comparador energético. 

¿Qué otras ventajas tiene una casa de madera?

A continuación te detallamos otros puntos a favor de esta modalidad de vivienda:

– Su construcción no produce efectos nocivos en el medio ambiente y es biodegradable. 

– Son viviendas mucho más económicas.

– Se pueden instalar en cualquier parte ya que se adaptan a todo tipo de climas.

– Permiten una mayor facilidad de reformar si son modulares.

– Existen muchos modelos de vivienda de madera; es decir, hay vida mucho más allá del tipo de vivienda rústica que todos tenemos en la cabeza. También hay casas modernas y de distintos colores.

En definitiva, una vivienda de madera es la opción perfecta si quieres conseguir un gran ahorro energético y no gastar demasiado en la construcción de tu nueva casa. Sin duda, nunca ha sido tan fácil vivir bien y luchar contra el cambio climático.